Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Cristina contra el FMI: ¿interna con Alberto o división del trabajo?

El vocero del FMI respondió a las criticas de Cristina Fernández sobre el rol del organismo en la crisis argentina. La vicepresidenta volvió a cargar vía twitter. ¿Interna en el gobierno o roles repartidos?

14 de febrero| Esteban Mercatante |

Con los enviados del FMI en la Argentina analizando las cuentas del país desde el miércoles, este jueves la vicepresidenta protagonizó un contrapunto nada menos que con el vocero del organismo, Gerry Rice.

Rice respondió, en diálogo con los medios, a las críticas que Cristina Fernández había realizado el sábado desde La Habana, en la presentación de su libro Sinceramente. Esta había señalado desde Cuba la violación que a su propio estatuto había hecho el FMI al prestarle al Gobierno de Macri fondos que sirvieron para sostener la fuga de capitales. Reclamó además una quita de la deuda que el país tiene con el organismo.

"Puedo asegurar que no hubo violación de ninguna regla", sostuvo Rice, quien aclaró además que el FMI no estipula quita de capital en los préstamos a los países.

Esto motivó una respuesta de la expresidenta a través de twitter. Luego de compartir una nota de Infobae con las declaraciones de Rice, compartió el estatuto del FMI, subrayando el artículo que estipula que “ningún país miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital...”, es decir, lo que hizo Macri durante los primeros momentos después del acuerdo de junio de 2018, y también desde marzo de 2019, con aval del staff del FMI.

“Sin comentarios. Los argentinos y las argentinas sabemos leer”, remató la vicepresidenta.

Cristina Fernández no fue la única figura del oficialismo que salió este jueves contra el FMI. También lo hizo su hijo Máximo Kirchner, referente del bloque de diputados. “Háganse cargo de que financiaron la campaña de Macri y vayan a la cola”, sostuvo, rodeado de militantes de La Cámpora y vecinos de Escobar junto a Luana Volnovich y el intendente Ariel Sujarchuk.

¿Interna o división de tareas?

Lo que sostuvo Cristina Fernández de cómo el FMI financió la fuga es lo mismo que les planteó Alberto Fernández a los enviados del organismo en septiembre pasado, cuando todavía era candidato. También lo sostuvo en el Congreso Martín Guzmán el miércoles, cuando dijo que el préstamo del FMI se tomó “en una situación y condiciones insostenibles y sirvió para financiar la fuga de capitales”. Pero hoy ni Alberto ni su ministro pretenden ninguna quita del organismo ni nada por el estilo. Por el contrario, Guzmán se cuidó de aclarar que “tenemos un fuerte entendimiento” con el organismo.

Podríamos preguntarnos, ¿hay una diferencia de opiniones en el oficialismo? ¿Una interna, hablando mal y pronto? Al respecto le preguntó Nicolás del Caño a Martín Guzmán en el Congreso, sin llevarse ninguna respuesta.

No parece que se trate de una interna, ni que haya diferencias de ponderación respecto del rol del organismo.

¿Habrá entonces una decisión del oficialismo de patear el tablero, recordando al organismo su rol en la crisis, para rechazar cualquier exigencia que este pudiera presentar? Tampoco parece que ser el caso. Como dijo Alberto este jueves, la “lapicera” la tiene él, y en su caso hace tiempo archivó las enunciación de críticas al rol del organismo en la crisis. La gira por Europa de la semana anterior estuvo, por el contrario, dirigida a conseguir avales de los países que más gravitan en el organismo para obtener algún apoyo en el intento de obtener más plazo para devolver el préstamo de Macri, sin condicionalidades.

¿Entonces? Todo apunta más bien a una división de tareas dentro del gobierno. Mientras Alberto y Guzmán acercan posiciones con el staff del FMI, Cristina, Máximo y otros vociferan contra el organismo.

¿A qué apunta esta división de tareas? Podríamos plantear dos objetivos, no necesariamente excluyentes. Por un lado, hacer presión en las tratativas con el FMI. Los dichos de Cristina y Máximo pueden servir como recordatorio de que no todos en la coalición oficial son tan amistosos como Alberto o Guzmán. Pero también es cierto que incluso los más "inflamados" son pagadores seriales, como mostró Kicillof la semana pasada, así que esta puede ser una presión no muy efectiva contra el Fondo. El otro objetivo, cubrir por izquierda la voluntad negociadora del oficialismo. Parte de eso fue también la marcha oficialista, curiosamente "contra" el FMI pero a favor del Gobierno que negocia con él. "La deuda es con el pueblo", declaraban. Pero esto también tiene patas cortas si se busca cumplir con el Fondo. La deuda con el pueblo es la que será "rolleada" (pateada para adelante) por el Gobierno mientras la hipoteca de la deuda siga dominando la economía. Y no hay quita ni postergación de pagos suficiente para evitar que así sea, como muestran las experiencias de reestructuración "exitosa" que el gobierno toma como modelo. Todas exigieron un fuerte ajuste de las cuentas públicas.

El dedo en la llaga

Que el FMI es corresponsable del empeoramiento de la crisis argentina, no cabe ninguna duda. No solo prestó plata a un Gobierno que usó parte de ella para solventar la fuga de capitales, y la otra para salvar a los acreedores privados pagándoles con plata del Fondo. También el FMI le prestó al país más de lo que hubiera correspondido. Dio la espalda a las condiciones imposibles de pago de la deuda argentina, que, si las hubiera tenido en cuenta, hubieran impedido el préstamo y habrían motivado que exigiera al país una reestructuración de la deuda. Hizo todo esto, mayormente, por presión de Trump, deseoso de ayudar a su amigo Macri para las elecciones del año pasado. Pero el fracaso del programa y el hundimiento económico que este impuso impidieron cumplir este objetivo, y Macri fue derrotado.

Claramente aplicaría para el FMI, como planteó la economista y periodista Candelaria Botto, el criterio de "responsabilidad del acreedor". Y como consecuencia de esto, correspondería mucho más que exigirle la quita que planteó Cristina. La consecuencia que debería desprenderse del rol rugado por el FMI es declarar nulo el acuerdo y repudiar los compromisos contraidos por Macri. Todo lo contrario a lo que busca hacer el Gobierno de Alberto.

Mientras los sectores del gobierno se reparten los roles de policía bueno y policía malo, todo el paquete de renegociación de la deuda que presentó el miércoles el ministro de Economía significa que la economía argentina seguirá estrangulada por los efectos de una deuda impagable. Esa es la hipoteca que este Gobierno se propone renovar. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar