Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

ENCUBRIMIENTO La Nación y Clarín le ponen nombres y apellidos a la hipótesis de los "gendarmes sueltos"

Las portadas de los sitios de Clarín y La Nación dan cuenta de nuevas “noticias” sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado: un gendarme reconoció herir a alguien durante la represión del 1° de agosto a la comunidad Pu Lof de Chusamen y otro gendarme que fue herido podría haber actuado individualmente por “bronca”.

12 de septiembre| Luigi Morris |

Los medios que abonaban múltiples hipótesis pero que ninguna tenía relación con la Gendarmería, ahora, a tono con el giro del Gobierno, apuntan a “despolitizar” las responsabilidades y que la responsabilidad caiga sobre un grupo de gendarmes que habría actuado por su cuenta.

En este sentido, el diario La Nación apunta contra un gendarme llamado Neri Armando Robledo, que, según información sobre la investigación obtenida por dicho medio, habría reconocido que le tiró un piedrazo a uno de los manifestantes que intentaba cruzar el río.

El primer dato, que muestra la manipulación de la información, es que finalmente fueron ocho los gendarmes que estuvieron cerca del río y no siete como se dijo en un primer momento desde el Gobierno y los medios afines. El “error” habría sido causado porque después de la represión, Robledo se había tomado una licencia por la enfermedad de su padre.

A pesar del piedrazo, Robledo y otros gendarmes aseguran que la persona que habría recibido el piedrazo pudo cruzar el río y ser auxiliado por aquellos que estaban del otro lado de la orilla. Es decir, desde el punto de vista de investigar la desaparición forzada de Santiago Maldonado, el dato no aporta nada. Solo confirma que hubo agresión por parte de los gendarmes.

Esta información, que se conoce a 40 días de la represión va en el sentido de disminuir la importancia de la carátula de desaparición forzada. Por el contrario se busca centrar la responsabilidad en gendarmes sueltos. Según La Nación, una persona cercana a la Presidencia de la Nación declaró que "en el peor de los casos, se trató del desempeño de uno o dos gendarmes. Quedó claro que no hubo encubrimiento ni tampoco una desaparición forzada".

Por otra parte, el diario Clarín apunta a otro gendarme. Hace referencia a otro de los ocho que estuvieron cerca del río, el subalférez Emmanuel Echazú. Según el informe entregado por el Gobierno ante el juez Otranto, el gendarme habría sufrido una doble factura en la mandíbula por un piedrazo. El diario da cuenta de que el poder judicial opina que “el subalférez pudo haber actuado violentamente movido por la furia y la adrenalina del momento y golpear a Maldonado hasta llevarlo a la muerte”.

Citan una alta fuente que dijo que “los investigadores creen que era la única persona con una motivación muy fuerte para matar a alguien. Estaba mal herido, es joven, fuerte y pudo agarrar a uno de los integrantes del Lof y atacarlo con una piedra ya que no iban armados”. Una escandalosa justificación.

Hace pocos días Juan Pablo Escola, comandante segundo del escuadrón 36 que dirigió el operativo, declaró en una entrevista al mismo medio que “fracturado, sangrando y todo, un gendarme avanzó conmigo, no se dio cuenta de sus heridas de la tensión que teníamos. Eso fue como a las 11,30. Íbamos lentos y muy pesados, con el chaleco antibalas, con los cascos, los borceguíes. El suelo era arcilloso, muy incómodo”. Ese gendarme era Echazú. Aquí también se conoce otro dato. En el primer informe que se había conocido, el nombre de este efectivo no aparecía y ahora es sindicado como el posible responsable de la muerte de Santiago.

La información dada por los dos medios busca confundir y desviar la atención de la investigación sobre la fuerza de conjunto. Al mismo tiempo vuelve a confirmar las múltiples falsificaciones en informes y testimonios realizadas por Gendarmería desde el pasado 1° de agosto.

Desde el Gobierno nacional, durante más de 30 días repitieron hasta el cansancio que “no iban a tirar a ningún gendarme por la ventana”. Ahora, luego de quedara en evidencia que no hay “múltiples hipótesis” sino solo una que apunta a Gendarmería, el oficialismo –con la ayuda del juez Otranto- hace lo posible para dejar a gendarmes individuales como los responsables. Una maniobra destinada a evadir el encubrimiento realizado desde el poder político por funcionarios como Patricia Bullrich y Pablo Noceti.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar