Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Hace 58 años el gobernador Lucio Cornejo ordenaba reprimir una huelga donde eran asesinados 4 obreros salteños

Fue en la huelga de abril de1949, donde por ordenes del gobernador conservador Lucio Cornejo, la policía salteña reprimió y asesino a los obreros, Samuel Rueda, Manuel Flores, Victoriano Silvestre y Allende.

La intolerancia, autoritarismo, asesinatos, heridos, vejámenes, amparados en la utilización de la fuerza publica por parte del estado salteño en contra de la población civil organizada, establece por los acontecimientos pasados ser una constante en la historia del movimiento obrero de esta provincia.

Durante la primera semana de abril de 1945, el gobierno del conservador Lucio Cornejo y dueño del Ingenio San Isidro se encontraba en una crisis institucional. Obreros agrupados en la Confederación General del Trabajo reclamaban a Cornejo, la renuncia del Ministro de Economía Dates, la exoneración del Director General de Comercio e industria de la provincia, Guillermo Smitd y la derogación del último decreto que aumentaba los precios en los artículos de primera necesidad. De no concretarse el pedido de la Central obrera salteña, los trabajadores concretarían un paro general el 18 de abril de ese año.

El gobierno conservador “orejudo” no cede ante el pedido de los obreros

Ante la intransigencia del gobierno de Cornejo catalogado como los “orejudos” y la mayoría de los legisladores provinciales, el Senador Carlos Ximena asume la responsabilidad de mediar en busca de una solución a la crisis institucional. Ante el fracaso de su gestión Ximena renuncia. Mientras tanto desde la jefatura de policía se ordena la detención de agentes policiales que participaban en el reclamo obrero. Desde la CGT nacional se anuncia la presencia en Salta de un delegado.

A medidas pasaban las horas, la CGT salteña agrupaba adhesiones ante le reclamo obrero. El Sindicato de empleados municipales denuncia amenazas proferidas por el Presidente del Concejo Deliberante y del Intendente, de ser despedidos si participaban de la huelga. El gobierno ordena el acuertelamiento de la policía, comunicándoles a los propietarios de bares y confiterías céntricas el cierre de sus actividades a partir de la una de la tarde.

Las negociaciones fracasan, desde la CGT se anuncia que el gobierno mantiene su postura intransigente y que la huelga es inminente. El gobernador “orejudo” Lucio Cornejo no admite imposiciones de los obreros amenazando utilizar la fuerza pública si se concreta la huelga.

Se prepara la sangrienta represión

Durante la mañana del 18 de abril, los obreros salteños se aprestaban a marchar en busca de la Plaza 9 de julio centro de los reclamos en la capital de esta provincia, desconociendo la trama sangrienta pensada por el gobierno de Lucio Cornejo. A las 12 del mediodía se cumplía el plazo otorgado por los obreros al gobierno conservador. La CGT lanzaba oficialmente la huelga, se corta el servicio de energía eléctrica, las industrias deben parar. Los trabajadores paralizan el servicio de transporte público, algunos comercios bajan sus persianas. Mientras las primeras columnas de obreros portando pancartas comienzan a caminar por las adyacencias del macro centro salteño, con destino a la Plaza 9 de julio donde habrá un mitin.

El Diario salteño “El Intransigente” describía en su crónica sobre 18 de abril de 1945: “A las 15:30 cuando ya todo era caos y confusión. Corridas por todos lados, y el inconfundible estampido de las balas, gritos de dolor, insultos. Banderas y pancartas regaban las calles, claro era la barbarie de los irascible, la intolerancia de los pocos que tomaba control por la violencia, que acallaba el grito desesperado de las mayorías, que no es otra cosa que la mayoría obrera, con manos de piedras, palos. Buscando ser iguales en la desesperada desigualdad de los que portaban armas de fuego”

Agregaba El Intransigente: “La columna que asoma por calle Pellegrini, esquina Tucumán, se enfrenta de lleno con el escuadrón encargado de detener su avance. El choque es grotesco, se efectúan como 80 disparos, algunos obreros se guarnecen detrás de las tapias del baldío de Tucumán y Alberdi, otros obreros tratan de auxiliar a los compañeros caídos, automóviles particulares y ambulancias de asistencia Pública pasan cargadas de heridos, mientras que algunos grupos de obreros que logran armar una columna y marchan por calle Buenos Aires esquina San Juan son interceptados por el escuadrón de seguridad dejando como saldo numerosos heridos en la loca carrera por llegar a la Plaza 9 de julio y los pocos, solo los pocos que logran llegar a San Martín y Buenos Aires son diezmados por balas que cruzan el aire, buscando callar el canto de estos hombres de pecho henchido en valor y pobreza”.

Un Diputado peronista amenaza a los obreros a punta de pistola

“El Diputado peronista Juan Carlos Cornejo Linares, alias Toco Toco, pone su pistola en le pecho de un obrero obligándolo a deponer su actitud y a entregar su bandera que no es nada más que una bandera Argentina”.

Las columnas de obreros habían llegado hasta la calle Urquiza y Buenos Aires donde son nuevamente interceptados por la policía de Cornejo. Allí también caen obreros heridos por las balas policiales.

Interviene el ejército

A las 17 horas de esa sangrienta y mortal intervención de las fuerzas estatal por orden del gobernador Lucio Cornejo, interviene el Ejército argentino. Quedan en las calles hoy céntricas de Salta la linda los vestigios de la lucha de los obreros y las pruebas de la irracionalidad en torrentes de sangre de un estado y un gobernador manchado de esa sangre obrera. El saldo de la protesta deja cuatro muertos. Samuel Rueda, Manuel Flores, Victoriano Silvestre y Allende, son asesinados por reclamar un cambio social en la provincia de Salta

Fuente consultada: Diario “El Intransigente”, Semanario Redacción y Copenoa

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar