Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

La UOM inaugura el plan de Alberto Fernández: se viene la reforma laboral en cuotas

Con ese caso testigo, el Frente de Todos adelanta sus planes para el movimiento obrero. La obsesión de Alberto: uno, dos, muchos Vaca Muerta. El doble discurso del Che-vron.

16 de octubre| Lucho Aguilar |

Hace 40 años, todo el movimiento obrero esperaba que la patria metalúrgica mueva la primera pieza, sea una negociación paritaria o cualquier reclamo sindical. Esa tradición se perdió, mientras perdía peso ese gremio en la estructura del capitalismo argentino. Pero si hay algo que no se pierden son las mañas. Por eso Antonio Caló quiso “primerear” a sus colegas.

Fue al reconocer que los equipos técnicos de la UOM se han puesto a trabajar para actualizar el convenio vigente desde 1975. De yapa puso en evidencia el plan del futuro gobierno peronista.

Si hay que hacer mal... que sea en cuotas

Como en otros temas, Alberto Fernández va adelantando sus principales medidas en material laboral. La primera definición fue tras una reunión con el amigo de Macri y dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín. “Lo que sea por vía convencional es una decisión de las empresas y los trabajadores. Lo que no quiero es poner reglas generales de flexibilización", dijo.

Es lógico. Hay temas que no se bancan. Si Macri había optado por hacer el mal todo junto, reforma laboral y reforma prevional, el peronismo lo hará pero en cuotas.

Desde que el candidato peronista se convirtió en virtual presidente, la Unión Industrial y la CGT empezaron a trabajar. La semana pasada, en la presentación del Plan Productivo 2020-2023 de la UIA dieron un paso.

Rodolfo Daer y el propio Caló llevaron la voz del peronismo. Según Daer "no hablamos de modificar la ley de contrato de trabajo. Sí la adecuación, por convenio”. El metalúrgico dijo que "no podemos negarnos a reformular el convenio, es de 1975 y en muchas cosas obsoleto". El jefe de los industriales, Miguel Acevedo, dijo que no quieren atacar derechos de los trabajadores, solo imitar el modelo de productividad chino. Ah listo, nos quedamos tranquilos.

(LID) consultó a varios activistas metalúrgicos si estaban al tanto de la discusión del convenio. “Por los diarios”. La misma de siempre. Los “técnicos” de la UOM van a discutir entre cuatro paredes con las cámaras patronales las jornadas, tareas y categorías de los que después ponen el lomo.

La verdad de los convenios hoy

Antes que nada, hay que despejar una mentira. No es cierto que las relaciones entre trabajadores y empresas hoy se rigen por los convenios firmados en 1975. En aquel momento, una clase trabajadora movilizada y desafiante logró convenios colectivos que expresaban demandas y conquistas por las que peleaba hacía décadas. Pero la realidad es que con el paso de los años muchos de ellos fueron “actualizados”, como le dicen ahora. Reformas, anexos, convenios por actividad, por empresa y un largo etcétera.

El caso más emblemático fue, sin ir más lejos, el del Sindicato de la Alimentación que conduce justamente Rodolfo Daer. En 1994 Daer flexibilizó el convenio, tal como pedían las multinacionales alimenticias y Menem. Su favor le valió el cargo de secretario general de la CGT. Su hermano Héctor, el sindicalista modelo de Fernández, avaló en Sanidad decenas de convenio flexibles por empresa. La UOM de Caló también firmó convenios por actividad y por empresas durante los 90, o incluso en ramas enteras como la automotriz.

Los convenios del 75, hayan mantenido con más o menos elegancia su redacción original, fueron descuartizados o adornados por la burocracia sindical que hoy acompaña en masa al Frente de Todos.

El modelo Tomada

Esa entregada estuvo auspiciada por los gobiernos de turno. No solo Menem. La gestión Kirchner tomó nota de la bronca obrera contra los peores emblemas del neoliberalismo. Por eso derogó la Ley Banelco, aunque dejó en pie otras como la de Riesgos de Trabajo. Pero hizo un trabajo fino.

“De los 785 convenios colectivos celebrados entre 2003 y 2009 al menos 405 incorporaron una o más cláusulas que flexibilizan la jornada de trabajo”. O sea más de la mitad. El análisis minucioso fue realizado por economistas de la CTA. Pero además, el estudio agrega que “las cláusulas flexibilizadoras en la organización del trabajo encontramos se presentan en el 47,8% de los convenios homologados entre 2003 y 2009, con una presencia muy importante de las cláusulas de polivalencia o multifuncionalidad de tareas".

Lo impactante es que los economistas de la CTA reconocen que hubo más convenios flexibles homologados durante la gestión kirchnerista que en la menemista.

Esa es una de las denuncias que hace Nicolás del Caño en su libro “Rebelde o precarizada”, donde traza una historia política de la precarización en las últimas décadas.

Vaca Muerte: el doble discurso del Che-vron

Más allá de que la UOM reclame la patente, Fernández ya tenía su modelo. Es el pacto que hicieron en febrero de 2017 Mauricio Macri, el sindicato petrolero y las multinacionales que saquean los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta. En un anexo de 25 artículos reforman los esquemas de trabajo, generalizan los contratos a término, extienden las jornadas, elimina las horas taxi y flexibiliza las condiciones de operación nocturna y con viento.

Desde que se firmó, murieron 8 obreros trabajando en esas “modernas condiciones”. Vale recordar sus nombres. César Poo, Julio César Sánchez, Daniel Torres, Miguel Ángel Chocala Fernández, Mauricio Segura, Marcelino Sajama, Cristian Baeza y Maximiliano Zappia.

Fernández está convencido. Por eso tiene trabajando un equipo de técnicos con la consigna “desarrollar Vaca Muerta”. Según reconocieron ellos mismos al diario Clarín, “a las empresas hay que darles las mismas condiciones competitivas que hoy tienen en Permian (EE.UU.)”. O sea que esto recién empieza.

¿Queda claro para qué Alberto alienta la unificación de las cúpulas sindicales? No es para que el movimiento obrero tenga más fuerza para defender sus conquistas. Las necesita unidas para blindar a un gobierno que viene a ajustar. Y la CGT unificada va a entregar los derechos obreros... por separado. Qué paradoja.

Al plan de Fernández, la UIA y la CGT, el Frente de Izquierda le opone otra salida. La defensa de los convenios con la anulación de todos sus anexos flexibilizadores, la elección de paritarios elegidos en asamblea, la pelea por delegados de base en todos los lugares de trabajo para controlar los ritmos de producción, la seguridad e higiene laboral, el pase a planta de contratados, tercerizados y no registrados. (LID)

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar