Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Las mentiras de Clarín sobre Maldonado, Nahuel y Kukoc

En una nota editorial realizada por Eduardo Van der Kooy realiza un entramado de mentiras para justificar la represión por parte del Gobierno y de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

8 de febrero| Alan Gerónimo |

El gran diario oficialista Clarín, uno de sus escribas más reconocidos, Eduardo van der Kooy, en una nota tiulada “Un halcón que se llama Patricia Bullrich” hizo una acérrima defensa a la política represiva del macrismo. Pero lo destacable es la cantidad de pruebas fraguadas que da por ciertas. Eduardo van der Kooy simplemente se transformó en un mentiroso.

Conviene dividir sus mentiras por puntos:

Primera mentira

Van der Kooy escribe: “Patricia Bullrich se ha convertido, desde hace algún tiempo, en el centro de gravedad del Gabinete. Ocurre, con altibajos lógicos, desde la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, sucedida el año pasado en el río Chubut. Que tuvo como marco una refriega con sectores radicalizados de grupos mapuches”.

La desaparición de Santiago Maldonado, seguida de muerte no fue “una refriega”, fue lisa y llanamente una persecución a la comunidad mapuche alojada en la Pu Lof, en donde más de un centenar de gendarmes, con varios móviles, incluyendo Unimog, escopetas con postas de goma y varias armas 9 mm reprimieron brutalmente a veinte integrantes de la comunidad. Hasta el día de hoy con tantos peritajes no se saben las circunstancias en que murió ahogado Santiago Maldonado. Tampoco no se puedo determinar cuántos días estuvo el cuerpo sin vida de Santiago en el rio. Uno de los principales sospechosos, el gendarme Emmanuel Echazú luego fue ascendido por el Gobierno.

Segunda mentira

Sigue Eduardo en su derrotero: “Pero recuperó su lugar cuando acompañó a Luis Chocobar a una audiencia con Mauricio Macri. Se trata del agente de la policía bonaerense que mató al ladrón de 18 años, Pablo Kukoc, después que apuñaló y robó la cámara de fotos a un turista estadounidense que paseaba por La Boca. El agente resultó procesado y embargado ($400 mil) por el juez Enrique Velázquez”.

Consta en expediente judicial (mal que le pese al mentiroso Eduardo) las declaraciones de los testigos dicen que Pablo Kukoc no apuñaló al turista. El agente de la Policía Local de Avellaneda (que cumple funciones al mando de la Policía Bonaerense) se ve en videos, a diferencia de lo que quieren instaurar desde el Gobierno Nacional, a Luis Oscar Chocobar fusilando por la espalda a Pablo cuando este ya se encontraba en el piso. Además también consta en el expediente judicial, que Pablo nunca agredió a nadie, tampoco corrió desde el lugar del hecho, sino, cuando el policía empezó a disparar. Tampoco el agente lo venía siguiendo desde el lugar del hecho. Una especie de posverdad que quiere inventar Van der Kooy aun omitiendo todas las pruebas.

Tercera mentira

“El predominio de Bullrich en la escena tiene su explicación. Es la ministro de Seguridad de un país, la Argentina, donde el delito creció entre 1984 y 2016 diez veces más que su población. Es decir, durante 32 años de la recuperada democracia.”, detalla.

¿Aumentó el “delito? Yendo a un punto específico para ver la política punitivista del Estado que está pregonando el escriba de Clarin. El “delito” aumenta al mismo tiempo al unisonó del aumento de las partidas presupuestarias a las fuerzas represivas del Estado. Eso quiere decir que las políticas implementadas son obsoletas y una bomba de humo para detener el “delito”

Pobres los policías, son todas victimas.

Van der Kooy escribe: “Aquel que, con demasiada asiduidad, se acostumbró a colocar a la policía y a las fuerzas de seguridad como victimarios de cualquier acción. Un lastre que se carga desde los tiempos de la dictadura y que nadie atinó a morigerar. O al menos, a colocar en un punto de equilibrio.

¿Policías victimas? Está demostrado también que la institución policial es la garante de los grandes narcotraficantes. También son participes necesarios de las redes de trata. El 8 % de los femicidios son realizados por policías con su arma reglamentaria. Asimismo, como demuestra el caso de Luciano Arruga, obligan a la juventud a robar para ellos y si no lo hacen son fusilados y desaparecidos. El crimen de Mariano Ferreyra no podría haber ocurrido sin la participación de este aparato, borraron las pruebas del video donde se ve el ataque al militante del Partido Obrero. Asimismo podríamos hablar de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, también fusilados en la estación de Avellaneda por un Comisario. Sebastián Bordón apareció en un barranco y con signos de una brutal paliza realizada por la Policía mendocina, se podría estar hablando durante horas sobre el accionar criminal y asesino de la Policía, pero el dato más relevante es que un pibe es asesinado cada 23 horas en manos del aparato represivo del Estado ¿Quién es la víctima?

Cuarta mentira

El kirchnerismo se refugió en un quietismo peligroso que tuvo correspondencia en el garantismo jurídico. Prefirió omitir la imprescindible transformación de las policías y las fuerzas de seguridad. Prácticamente las desactivó.

Este punto es resumido: La Policía Local donde cumplía funciones Oscar Chocobar fue política del kirchnerismo. Dotó con miles de efectivos con seis meses de entrenamiento para largarlos a la calle con chapa y pistola. Luego reprimió en manos de la Gendarmería 13 veces a los obreros de la multinacional Lear. También reprimió la Policía Federal en conjunto con la ex Policía Metropolitana, con un saldo de tres muertos en la toma del Parque Indoamericano. Los casos de gatillo fácil, desde la vuelta la democracia el 60 % de los casos de gatillo fácil por parte de las fuerzas represivas del Estado ocurrieron bajo su mandato.

Quinta mentira

En la nota van der Kooy pone: “También asoman algunas novedades en el caso de Nahuel. La Prefectura sostuvo aquel 25 de noviembre que el joven había caído muerto durante un enfrentamiento. La defensa y los organismos de derechos humanos denunciaron que había ocurrido una ejecución, con una bala ascendente que ingresó por el glúteo del cuerpo del mapuche. Es decir, un disparo por la espalda. En los últimos días finalizaron varias pericias en el Instituto Balseiro, de Bariloche. De reputación técnica impecable. Allí se habría constatado la existencia de restos de pólvora en una mano de Nahuel. También en una de Facundo Jonas Huala, el hermano del líder de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche). Participante de aquel mismo incidente, detenido y luego liberado. En suma, habría existido una confrontación real entre ambos bandos”.

Por un lado no fue Facundo sino Fausto quien estuvo en el lugar de los hechos. Ni siquiera fue capaz de buscar el nombre. Facundo Jones Huala sigue privado de su libertad en Esquel por un pedido de extradición sobre el que ya tuvo una sentencia favorable. Por otro lado no es líder de la RAM, pese a la campaña sin pruebas en su contra. Y en tercer lugar, es suspicaz que ya hayan supuestas pericias que digan que en las manos de Fausto y Rafael había restos de pólvora, cuando otro peritaje dice que del lado en el que se encontraban los prefectos no había rastros de disparos provenientes del sector donde estaban los mapuches. Mucho más suspicaz aún es que se siga hablando de nuevos peritajes contra los mapuches pero todavía no se sepa un dato elemental: el nombre del prefecto que asesino por la espalda a “Rafita”. Lo que lleva a la segunda parte ¿como en un enfrentamiento una persona puede ser asesinada por la espalda? Eduardo Van der Kooy no es especialista en criminoligia, sin embargo termina poniendo en potencial que efectivamente hubo un enfrentamiento entre bandos. No hay enfrentamiento cuando solo se dispara de un solo lado, en este caso de la Prefectura.

La justificación de una política represiva

Todas esta catarata de notas que fueron surgiendo tras el caso de gatillo fácil hecho por Luis Oscar Chocobar, es una justificación, una bajada de línea por parte del Gobierno y sus escribas para aplicar efectivamente mas políticas represivas y punitivas. Como ya se dijo en este medio, es necesaria un aparato represivo protegido por el Poder Ejecutivo y por el Poder Judicial para que cuando apliquen los ajustes del macrismo, las fuerzas represivas tengan vía libre para emplear toda la violencia posible, incluyendo el asesinato, contra el pueblo trabajador. La necesidad de Van der Kooy de escribir una editorial llena de falacias es para defender a rajatabla la política criminal del Gobierno que parece que no tiene fin.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar