Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

TUCUMÁN: Ricardo Bussi, el socio de la familia Yabrán

La historia del enriquecimiento ilícito de la familia Bussi no es nueva; salió a la luz hacia finales de los años noventa cuando el genocida Antonio Bussi era gobernador de la provincia de Tucumán y se vio envuelto en un escándalo nacional a partir de sus vinculaciones con el fallecido empresario Alfredo Yabrán, señalado por la justicia como responsable del asesinato, en 1997, del periodista José Luis Cabezas.

3 de octubre| LID |

Por aquel entonces una comisión parlamentaria del Congreso Nacional ponía la lupa en un proyecto de obra pública para construir un “Canal Federal” que, partiendo del sur tucumano llevaría un cause acuífero a través de las provincias de Santiago del Estero, Catamarca, y La Rioja. Las sospechas de vinculación con Alfredo Yabrán se basaban en la simultánea adquisición por parte del grupo empresario de parcelas de tierras ubicadas en distintas provincias sobre la traza del canal proyectado.

Pero también saltaba el vínculo con la familia Yabrán a partir de la sociedad que en 1998 pusieron en pie el hijo del represor, Ricardo Bussi, su cuñado Héctor D´ Amico, y Omar Alí Roberto Yabrán, sobrino de Alfredo, en un estudio jurídico que tenía la representación legal del municipio capitalino, por entonces en manos de Fuerza Republicana.

Con el posterior suicidio del empresario y los escándalos de corrupción que estallaban cotidianamente en torno a las licitaciones del gobierno de Menem el proyecto de canal fue dejado de lado, pero los vínculos entre la familia Yabrán y los Bussi continuaron... hasta la actualidad.

Según registros del Anses, Omar Alí Roberto Yabrán figura bajo relación de dependencia de la Cámara de Diputados de la Nación desde 1991 hasta 2007, y entre 2008 y 2009, como asesor del ex senador de Fuerza Republicana Carlos Eduardo Salazar.

También mantuvo hasta el año pasado una sociedad comercial con Ricardo Bussi dedicada a actividades agropecuarias denominada Roxfede SRL, que posterioremente pasa a manos exclusivas de las hijas de Bussi cuando Omar Yabrán transfiere la totalidad de sus acciones (Boletín Oficial de Tucumán N° 28.855 del 07/10/16).

La relación de los Yabrán con la familia del gobernador de facto en nuestra provincia no es casual, remite al estrecho vínculo que supo mantener el empresario con las fuerzas armadas durante y después de la dictadura.

Empresarios y dictadores

Las investigaciones posteriores a la muerte de Alfredo Yabrán coinciden en señalar su relación con la Fuerza Aérea como la piedra basal del imperio que construyó el empresario.

La Fuerza Aérea, menos desprestigiada que el Ejército y la Marina, fue la que mejor logró conservar sus estructuras de poder a la salida de la dictadura militar. Según la información periodística, Alfredo Yabrán habría empezado como testaferro de Juncadella, manejando fondos de la Aeronáutica. A la salida de la dictadura pasara a ejercer control sobre la Aduana, concentrando su negocio en las principales empresas de logística y transporte de la Argentina como correos, transporte de camiones, avión, clearing bancarios, al mismo tiempo que tenía influencia en las fuerzas de seguridad y estrechos vínculos con funcionarios de gobierno.

Al rededor suyo va a erigir una fuerza de choque formada por militares retirados con experiencia en centros clandestinos de detención. Entre ellos resalta la figura de Jorge “El Tigre” Acosta, el verdugo de la ESMA.

La historia de algunos de los grupos económicos que aun hoy mantienen las riendas del poder económico y político se remonta a aquellos años. El grupo Socma de los Macri, que pasó de 7 empresas en 1976 a 47 empresas en 1983, también cruzaba negocios con la familia Yabrán a través del Grupo Mauro que oficiaba de nexo entre ambas familias.

Pero la dictadura militar no sólo favoreció a los grandes empresarios que recurrían a las fuerzas armadas para disciplinar a la clase obrera y apoderarse de los recursos del país, fue también una oportunidad para el bandidaje y enriquecimiento de los propios represores.

Con la denuncia sobre los vínculos de Alfredo Yabrán y Antonio Bussi, también va a salir a la luz el origen ilícito de su fortuna.

Según consta en la causa por la cual fue condenado, entre 1977 y 1983 el militar se hizo con dieciocho propiedades y una abultada suma de dinero distribuida en cuentas bancarias radicadas en Suiza, Alemania, Holanda, y Estados Unidos. Dos de las cuentas radicadas en el exterior estaban a nombre de sus hijos Ricardo Argentino Bussi y José Luis Bussi.

Con las escasas pruebas que recolectaron los investigadores judiciales se estimaba por entonces que en ese breve lapso de tiempo el represor Antonio Bussi había acumulado una fortuna superior a los 2,5 millones de dólares.

A partir de la denuncia presentada por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, el juez Baltazar Garzón ordenó confiscar la cuenta en Suiza a nombre de Ricardo, que ya era diputado nacional, y que con total desparpajo va a afirmar: “no me preocupa que el juez Garzón investigue nuestras cuentas en Suiza porque ninguna tiene dinero en este momento”.

A partir de entonces comienzan las maniobras para esconder la fortuna de la familia de los alcances de la justicia, moviendo dinero, cerrando cuentas, y vendiendo las propiedades del dictador a sus propios familiares para posteriormente recomprarlas.

Pero Antonio Bussi no pudo ocultar todo su patrimonio y cuando en 1998 trascendió que había mentido en su declaración jurada ocultando las cuentas en Suiza, se presentó ante los medios para declarar llorando que no negaba ni afirmaba la existencia de esas cuentas. Finalmente fue condenado por no solo por delitos de lesa humanidad y sino también por enriquecimiento ilícito.

Su hijo Ricardo Bussi, defensor a ultranza de la dictadura y heredero de un patrimonio familiar arrebatado a sangre y fuego, de manera probadamente ilícita, vive en un exclusivo Club de Campo de Yerba Buena, desde donde despotrica contra la inseguridad y pide el servicio militar obligatorio para los jóvenes que no estudian ni consiguen trabajo.

El Frente de Izquierda se propone hacer su mejor elección en la provincia llamando a impulsar una gran campaña para que esta fuerza política salga lo más debilitada posible en las elecciones de octubre.

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar