Salta | | Estado del Tiempo
| Usuarios Acceso a Usuarios
| RSS Suscripción a RSS

Alberto Fernández y la política de la tibieza

La idea de que el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner es un freno a la derecha, amalgama las expectativas del progresismo y amplios sectores de los trabajadores ante el recuerdo del macrismo. Sin embargo, la idea de un gobierno tibio frente a los poderosos se hace cada vez más fuerte y provoca cierto malestar en el progresismo que no termina de ser critica abierta. La capitulación ante la oligarquía en el conflicto por la exportación de maíz, es el último capítulo de una trama donde lo que se puede observar es el ejercicio de una lógica del arrugue permanente.

15 de enero

Alberto Fernández opuso salud y economía para justificar la política sostenida durante el 2020. Sin embargo, la semana pasada vimos como abandonó esta dicotomía para no enojar a los gobernadores y empresarios ante el rebrote de la pandemia. Ante la emergencia de la segunda ola de covid-19, el gobierno dio a conocer un decreto que se limitaba a recomendar a los gobernadores los lineamientos a seguir. Lo hizo frente al temor de que estallara una crisis en el bloque con los mandatarios provinciales y la posibilidad de tener que restringir la actividad turística o económica. En consecuencia, Alberto Fernández prefirió arrugar en lugar de decretar una vuelta a algún tipo de párate sanitario. Eso sí, sus voceros no se perdieron la oportunidad de señalar a la juventud como responsable del aumento de los contagios.

Axel Kicillof hizo exactamente lo mismo para no generar el disgusto de los intendentes bonaerenses, sobre todo aquellos de la Costa Atlántica, preocupados por el coste económico del posible cierre de la temporada turística. A la vera del arrugue camporista en la provincia, se situó el inefable Sergio Berni quien llamó a los jóvenes a ponerse el “fusil en el hombro” en la “guerra” contra el coronavirus, trayendo a la memoria la guerra de Malvinas. Como corolario da vía libre a una policía de gatillo fácil a lanzarse a la caza de los jóvenes. Como los generales y oficiales genocidas en Malvinas que maltrataban a su propia tropa y se rendían cobardemente frente a los ingleses, Berni ataca a la juventud para rendirse frente a los empresarios que insisten en mantener a toda costa la actividad económica, causa central del aumento de la circulación y por ende los contagios, sin invertir un peso en protocolos de seguridad.

El problema es que la salud pública cuenta hoy con menos recursos económicos que en el 2020, debido a que el gobierno suma otra gran capitulación, convalidada por el FdT de conjunto y la oposición derechista, que fue la votación de un presupuesto a medida del FMI. El presupuesto 2021 redujo en un 16% los fondos destinados a salud con respecto al 2020. De esta manera, ante el crecimiento exponencial de una segunda ola covid-19, los recursos del sistema de salud están muy lejos de ser los necesarios para combatir la pandemia y el colapso del sistema sanitario se pone a la orden del día.

También fue dada de baja la IFE obligando a millones a lanzarse a ganar el mango en la economía informal. En lugar de afectar las ganancias de los capitalistas, terratenientes y especuladores y tomar medidas de emergencia para imponer una salida de fondo, el gobierno arruga y cede frente a los mismos.

Volviendo al principio, la capitulación ante la Sociedad Rural, es continuidad de lo que vimos en el caso Vicentín. Allí el peronismo en el poder, luego de amenazar con la expropiación, simulando el clásico "agárrenme que me disgraceó” de la sanata criolla, se entregó sin pena ni gloria frente a la patronal macrista vaciadora.
Para explicar tantos arrugues, algunos intentan justificar que se trata del estilo de Alberto y señalar que el Gobierno está "en disputa"..Según esten razonamiento hay que apoyar a CFK quién sería más consecuente. Sin embargo, el argumento para justificar entregarse sin lucha y sostener a quien hasta hace un par de años consideraban un "títere de Clarín", proviene del kirchnerismo. El mismo se basa en la falta de “relación de fuerzas” y en el estigma del conflicto sojero del 2008. Alberto era la figura para seducir al supuesto enemigo. Por lo tanto, no se buscaba cambiar la relación de fuerzas, sino adaptarse a ellas para ofrecerse como administradores de la crisis provocada por la política macrista y el endeudamiento externo que llevo al sometimiento del país al régimen impuesto por el FMI. En fin, la.politica del FdT no estaba pensada para enfrentar a las corporaciones, sino para negociar con ellas.

En este punto de la crisis nacional, donde las patronales van por todo y el FMI manda, las relaciones de fuerza van a ser creadas por grandes confrontaciones entre las clases. La política del gobierno de intentar moderar la voracidad patronal choca contra la resistencia de la misma, quien comprende que Alberto, rehúye al conflicto. Lo que sucede es que la actitud de Alberto Fernández y de CFK, están condicionadas el hecho de que el FdT no ha llegado al poder para desarrollar la movilización por las demandas postergadas del pueblo trabajador, sino para ordenar el país de a los dictados del régimen impuesto por los acuerdos con el FMI. Para hacerlo y ser creíbles para la burguesía, tienen que demostrar que pueden controlar, con la burocracia sindical y de los movimientos sociales, la movilización de los trabajadores y el pueblo. Por esas razones en lugar de enfrentar a la oligarquía y los empresarios, les ceden, les otorgan victorias que los envalentonan y los fortalecen. En cambio, atacan a los jubilados, a los ingresos populares, a la salud pública.

Una vez más la ilusión progresista de frenar a la derecha apostando al peronismo, se muestra como un error. Hay que construir una fuerza política independeinte de los trabajadores, las mujeres, las disidencias y la juventud para derrotar a las patronales y el FMI e imponer una salida de fondo. (LID) Por Facundo Aguirre

Publicidad
Publicite aqui
Publicite Aqui

Datos de Contacto:
Cel: 3874152946
E-mail: redaccion@copenoa.com.ar

Libros: Orden, Represión y Muerte

Orden, Represión y muerte

Diario de la criminalización de la protesta social en Salta - Marco Diaz Muñoz

Portada | General | Politica | Policial | D.D.H.H. | Cultura | País | América Latina | Mundo | Pueblos Originarios

Copyright 2001 - 2010 - Todos los derechos Reservados - copenoa.com.ar